Cómo mejorar como árbitro

El proceso de aprendizaje de un árbitro es largo y está lleno de obstáculos. Sin embargo, con determinación y siguiendo estos consejos estarás en el buen camino para convertirte en árbitro más rápido de lo que esperas y con más experiencia.
Para convertirte en un buen árbitro hay que aprender y mejorar en cada partido.
El aprendizaje a través de la experiencia es la llave que nos permite desarrollar una mejor aptitud y dotarnos de una mayor confianza y seguridad.
Silbato Fox 40 Sonik Naranja

Cuanto más partidos arbitres, más cómodo y seguro te sentirás en el campo.
Si algo ocurre en el terreno de juego y no estás seguro de si has tomado la decisión correcta, consulta las reglas del juego después del partido para no tener dudas otra vez que se te presente la misma situación.
Comenta con otros árbitros con más experiencias sobre la decisión que has tomado y si deberías haber hecho algo distinto, también puedes enviar emails a árbitros expertos sobre la cuestión.
Observa a árbitros veteranos y toma nota de cómo hacen frente a situaciones concretas que causan problemas durante el partido.
Fíjate si hay árbitros con experiencia observando tus partidos y ten en consideración los consejos que te puedan dar.
Busca a árbitros con experiencia para trabajar con ellos. Esta técnica es de gran utilidad, siendo árbitro asistente de árbitros experimentados te ayudara a conseguir una mejor apreciación de los protocolos de juego así como mejorar tu actuación en el campo. Una vez hayas cogido experiencia, intenta que árbitros con experiencia sean tus árbitros asistentes en la próxima ocasión que seas árbitro principal.
Silbato Fox 40 Sonik Naranja

Avanza despacio pero seguro. No te precipites pidiendo la asignación de partidos difíciles aunque también mantén vivo el espíritu de seguir creciendo y mejorando como árbitro tomando asignaciones retadoras una vez hayas alcanzado un nivel de confort y seguridad en el nivel que tengas asignado.
Intenta ver partidos de tantos niveles como sea posible ya que no solo servirán para ver en acción algunos árbitros de prestigio sino que también te ayudaran a aprender más sobre el juego.
Asiste a seminarios y clinics. No olvides que un árbitro nunca deja de formarse. Allí aprenderás sobre cómo lidiar con situaciones delicadas así como asistir a discusiones de jugadas que se pueden presentar en cualquier partido.