Sencillo e Insuperable

El Manchester City se fue de Basilea como había soñado. El marcador reflejó muchas de las diferencias que se presumían, y que Raphael Wicky, técnico de los suizos, intentó reducir con un plan extremo que no pudo sostener desde el aspecto mental. La fragilidad helvética para dominar toda tarea y detalle defensivo contrastó con la adquirida jerarquía que hace del City el equipo más preparado para construir un gol desde la posesión. El Basilea buscó cerrar cualquier espacio intermedio para atacar en amplios carriles, pero el plan quedó incompleto cuando no logró ninguna de las premisas que podían completarlo: adelantarse en el marcador o aguantar hasta el descanso sin encajar y esperar su oportunidad.
No se sabe si el primer acercamiento peligroso de la noche, en un contragolpe algo fortuito y sorprendente de Oberlin, de acabar en gol, podría haber elevado la confianza de una idea defensiva sin matices. El Basilea armó un 5-4-1 delimitado por la frontal del área y el primer tercio del campo. Su jugador más adelantado, el mencionado Oberlin, defendía cinco o diez metros por delante del círculo central. Obtener superioridad en bandas y en la frontal fue la medida por la que apostó el equipo suizo y ello tuvo muchas consecuencias que el City entiende como potenciales ventajas.
Encontrarás las novedades sobre camisetas de futbol de clubes y selecciones.
De entrada, Pep Guardiola apostó por Bernardo Silva en la derecha como elección más novedosa, dejando al otro Silva entre los suplentes. Por lo demás, un equipo dibujado y orquestado para mover, tocar, acelerar, presionar y dominar. Tal y como se pudo comprobar, no hace demasiado tiempo, ante el Newcastle de Benítez, las líneas de Guardiola tuvieron que escalonarse y ubicarse en mucho menos espacio de terreno. Sus defensores, Otamendi, Kompany y Delph, fueron los jugadores que más veces tocaron la pelota, triplicando incluso a los mediocampistas. La actitud agresiva y activa en el pase fue crucial para entender un repliegue en el que cada contacto de un jugador citizen adelantado requería de conocer el destinatario del siguiente pase. Sin espacios por dentro, no hay tiempo para pensar. Habría mucha perdida y también mucha recuperación tras ella. Un ejercicio de paciencia y precisión.
No obstante, el City no se obcecó con filtrar pases definitivos o armar paredes en la frontal. Mezcló con centros al área y con mucha llegada de sus mediocampistas. Con los centrales resguardando a Fernandinho, fue Gündogan el que sumó sorpresa para empujar aún más las líneas suizas y someter su ejercicio defensivo hasta cometer el error. Tal era la continuidad del ataque skyblue, sin contragolpes ni robos del rival, que el 0-1 podía provocar un conflicto interno suizo que desembocaría en lo que diferencia a ambos equipos.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
El Basilea demostró no disponer de un plan ofensivo consistente como respuesta a un escenario de desventaja. El City se puso por delante y disfrutó de un metro y medio segundo más en cada recepción. La superioridad en los costados del Basilea pasó a ser ficticia y el dominio se tradujo en ocasiones en las inmediaciones del área o dentro de ella. El gol, que había llegado en un saque de esquina mal vigilado, dejó muy tocada la resistencia local. Frei y Die comenzaban a correr demasiado y una vez el campo se alargó, la calidad determinó el desarrollo y desenlace de un partido de ida escaso de dialogo. Guardiola sonrió en su visita a St. Jakob Park.

Neymar 199 dias después

El tres de agosto de 2017, Neymar JR firmó un pacto con el fútbol en el que demostró carácter, valentía y una confianza sideral en sus propias posibilidades. Cuatro temporadas en el Camp Nou le habían sido suficientes para entender que, al lado de Leo Messi, nunca podría cumplir los objetivos individuales que no él, sino su exorbitante talento le había impuesto desde su temprana explosión en el hogar de Pelé. Pero también significaron una prueba palmaria de que el presente de este deporte tiene apenas dos tronos y por tanto reconoce a dos únicos reyes verdaderos, el del FC Barcelona y el del Real Madrid. Sólo el “10” de los azulgranas y el “7” de los merengues sufren y gozan de un seguimiento total durante cada segundo, y el resto de los futbolistas, en comparación, no existe. Quien anhela convertirse en el mejor necesita que el mundo se dé cuenta, y fuera de esas dos sillas, las alternativas se limitan a una: aceptar desaparecer y esperar a que la Copa de Europa… ofrezca la oportunidad de derrotarles. A ellos. La mayoría no sabe qué ha sido de Neymar JR en los últimos seis meses, pero por aquella decisión, hoy dividirá focos y atención con el mismísimo Cristiano Ronaldo. Su hora ha llegado. ¿Está preparado?
Camisetas de Fútbol de las Selecciones del Mundial 2018.
Sí, lo está. Ni siquiera se requería esperar a verle liderando el Paris Saint-Germain; su rendimiento en la competitiva Brasil de Tite ya había contrastado que había alcanzado el grado de madurez preciso para dar rostro y carácter a un proyecto enfocado a la consecución de títulos. El problema -o la duda- reside en que un jugador nunca debe ser analizado solo, sino dentro de un contexto, pues no se puede perder la perspectiva de que estamos ante un deporte colectivo. El Ney de Brasil es un arma de destrucción fría, infalible y masiva en base a unos principios muy definidos: ejerce de verso libre en un sistema ultra táctico donde el resto de piezas quedan revocadas a zonas muy delimitadas que, además, fijan su propósito en que su gran estrella goce de espacios y soluciones allá por donde le apetezca emerger. En virtud de esta hoja de ruta, incluso sus compañeros más anárquicos, Alves, Marcelo y Coutinho, se circunscriben a roles desprovistos de esa libertad de la que disfruta Neymar y nadie más que él. Y por supuesto, la naturaleza servil de los demás (Casemiro, Augusto, Paulinho, Firmino, Gabriel Jesus…) acentúa ese espíritu inculcado por el seleccionador Tite. Pero en el Paris Saint-Germain, esto no es así.
Encuentra camisetas y equipaciones de la Liga: Real Madrid, Barcelona, Atletico de Madrid, Valencia, Sevilla.
Dani Alves, Marquinhos, Verratti, Rabiot, Lo Celso, Draxler, Di María, Pastore, Mbappé, Cavani. Unai Emery administra una plantilla súper talentosa donde el perfil de jugador que abunda es aquel orientado a asumir peso y llevar la iniciativa. La mayoría de sus hombres son felices tomando decisiones por ellos y por quienes les rodean antes que adaptando sus comportamientos al deseo de alguien a quien el entrenador o las circunstancias hayan señalizado como superior. Para más inri, Neymar no responde precisamente al tipo de jugador franquicia a partir del cual resulte fácil distribuir unos derechos y unas obligaciones; su desmedido hambre de balón le impulsa a participar demasiado en demasiados lugares dificultando que compañeros ávidos de responsabilidad y licencias encuentren acomodo en el sistema.

Griezman y el balón

La evolución del fútbol como juego ha llevado a los denominados cracks a ocupar zonas del campo y responsabilizarse de ellas con mayor frecuencia, a relacionarse con más compañeros que nunca y a tocar la pelota muchas más veces. Reconocer hoy a uno de los mejores del mundo es viéndole, y así será siempre, asumir labores de determinación cuando todos los focos alumbran, así como vislumbrar la influencia de dicho fenómeno en su colectivo, de condicionarlo a través de su propia iniciativa, su participación y su actitud. Si el crack se aleja del área para que su equipo esté más cerca de marcar y ganar, habrá conseguido cumplimentar con la otra mitad del proceso.
Comprar Camisetas de Futbol Baratas Para Hombre, Mujer y Niños de todos los clubs y Selecciones Nacionales
El Atlético de Madrid de Simeone de esta temporada tiene a Ángel Correa con sello de titular. La banda derecha no ha tenido más dueño que el argentino, una decisión que ha llevado a Saúl Ñíguez a ocupar, de manera casi permanente, un lugar en el doble pivote. Estas dos decisiones han podido restar centrocampismo a la propuesta, pero Simeone decidió activarla, entre otras cosas, porque en el sector opuesto podía contar con Filipe y Koke, y sobre todo, porque su crack, Antoine Griezmann, había completado, como dice el primer párrafo, el proceso en el que, una vez estuvo ahí siempre para amenazar con su definición, descubrió el juego y comenzó a acercarse al balón. Aislado y difuminado en el arranque de temporada, el Atlético echaba de menos esa versión porque desde esa versión se creó la necesidad de jugar desde y para Griezmann. Y Antoine se quedó parado.
En su visita al Copenhague, el francés dio continuidad a lo visto en La Rosaleda y mostró un tacto diferente, un compromiso con la construcción y la lucidez, como epicentro de una idea que necesita de toda su técnica y su mente para no perder la pelota y generar flujo ofensivo con él como armador. Desde que elevó su figura a esa dimensión, es difícil asociar al mejor Griezmann con el que solamente se enfoca en marcar. Si Griezmann no siente que debe hacer jugar a su equipo, ordenarlo, pausarlo y después definirlo, pasa a ser menos jugador. En Dinamarca, los mejores toques fueron suyos, los goles llevaron su nombre, antes o después, y su gesto comprobó que ya no está tan torcido.
Encuentra las botas de futbol que mas se adapte a tus características
Además, Simeone ha repetido, para mayor relevancia si cabe, alineaciones en las que Koke ocupa la base y las bandas son para atacantes, y alguien debe equilibrar para apoyar al mediocampo y sumar control y orden a las ideas de su técnico. Durante numerosas semanas, Griezmann se quedó esperando pero últimamente vuelve a estar cerca del balón. Tiene el talento y la capacidad para tomar decisiones en todo metro del campo. Ahora está en disposición de volver a ser un crack moderno.
y además añado: es como si la llegada de Costa no solo lo hubiera liberado de esa posición tan definida y poco lucida para él como era partir de 9 de referencia, sino que además, en el plano mental, esto le hubiera activado en el sentido de decir: “oye, que aquí el mejor, el líder, soy yo”. ¡Y cómo lo va a agradecer eso el equipo de Simeone!

Explosión a lo Lyon

La premisa con la que el Villarreal saltó al Stade des Lumières fue muy clara: había que desconectar la calidad ofensiva del Olympique a partir del control de la pelota, el dominio del espacio y el manejo del ritmo. El conjunto de Javi Calleja ha crecido estos meses en otra dirección, una más enfocada a la presión y la transición, pero acudir a Lyon exigía un tipo de adaptación diferente al que suele ser habitual: en vez de hacerlo sin balón, realizarlo con él. Y el Villarreal acertó con su plan. Sus primeros 45′ demostraron mucho oficio colectivo porque cada uno de sus once futbolistas era plenamente consciente de su función. Rodrigo Hernández llevaba el reloj, Manu Trigueros la brújula y Cheryshev, Bacca y Samu Castillejo el mapa.
Tenemos todas las camisetas de tus equipos y selecciones favoritas para adulto y niño
Especialmente destacado y llamativo fue lo realizado por los dos centrocampistas españoles. Rodrigo es un mediocentro recién salido del fútbol base español que, como tal, ya conoce los muchos significados que se le puede dar a controlar, tener o pasar el balón. Sabe cómo y cuándo bajar el ritmo. Sabe cómo y por qué dar un pase de seguridad que a su vez cree estructura. Y sabe cómo y para qué acelerar con un pase vertical. Esto, sumado al excelente manejo de las alturas de Manu Trigueros, que lo mismo te recibe por detrás que por delante de línea de balón, le dio al Villarreal un control muy fluido del juego que en ocasiones incluso derivó en peligro. Calleja lo tenía todo controlado. Incluido el talento de Fekir.
Pero entonces Mariano Díaz explotó. Y explotó a lo Lyonnaise. Es decir, recordando a aquel Olympique que a comienzos de siglo desarbolaba a sus rivales a partir de un ritmo y una calidad física asombrosas. El canterano del Real Madrid, a partir de un tren inferior potentísimo y de un plus de energía inigualable, se impuso continuamente a Álvaro González y Víctor Ruiz tanto en los duelos de área como por supuesto a campo abierto. Fue verdaderamente impresionante. E incontrolable. Recordando a Kylian Mbappé en varias acciones, por no blasfemar citando a Nazario, sus carreras descontrolaron por completo el partido. Lo abrieron de par en par. Y por ahí se coló al completo un Olympique de Lyon al que le sobra veneno en ataque. Primero NDombele, después Fekir y finalmente Depay, que supuso un update respecto a Aouar, menos agresivo y bastante perdido por el plan de Calleja, le dieron la iniciativa de la eliminatoria al conjunto de Bruno Génésio. Al equipo de Mariano.
El primer partido de Mariano, desde que está en la élite, donde le he visto una actuación notable fuera del área. Ojo a la progresión de este jugador. Y hay una faceta de su juego poco destacada hasta ahora, pero en la que es un especialista: tira muy bien las faltas.
Camisetas de fútbol de selecciones nacionales del Mundial 2018, no te pierdas!
Recordar a Mbappé en esa arrancada por banda izquierda, recortar al defensa y tirar a puerta está muy bien traído @Quintana.

Sigo pensando en que si hay un tercer delantero para el Mundial (Morata y Aspas son casi fijos), saldrá de la lucha entre Diego Costa (el favorito), Rodrigo (el que mejor puede adaptarse a la Roja) y Mariano (mi favorito para una competición de este tipo). Luego, Gerard Moreno o Aduriz podrían tener alguna opción, pero menos.